Accede al Libro Virtual - MEMORIA -En construcción-
Libro Virtual - AYÚDANOS A CONSTRUIRLO

En recuerdo de Barrero Rodríguez, Andrés



Nacimiento: 30 Noviembre 1898
Lugar de Procedencia: Pozal de Gallinas (Valladolid)
Fallecimiento: 15.05.1939/02 - 68 p. 409
Lugar de Fallecimiento: Casas de Don Pedro (Badajoz) Campo concentración Zaldívar - Olivar Cortijo "La Boticaria" - desaparecido
Oficio: Comisario Delegado de Compañía de la 109 B.MX. del Ejércido Popular de la República - Camarero

Biografia:


Ejecutan a los seleccionados
Bajo la atenta custodia de la 4ª Cía de la Bandera falangista, entre el 26 de abril y el 14 de mayo de 1939, los cientos de prisioneros que aún seguían en Zaldívar fueron enviados escalonadamente a Castuera, y los elegidos para permanecer, fueron trasladados al cortijo Casa Boticaria donde engrosaron el número de los que ya se encontraban allí. Cuando definitivamente se cerró como campo de concentración el cortijo de Zaldívar solo funcionó como tal aquel.
Manuel Ruiz Martín, preso en el cortijo Casa de la Boticaria junto con su hermano Anselmo, recuerda que el 14 de mayo de 1939 fueron llamándolos uno tras otro y que, tras nombrar a su hermano para salir de la fila, le entregó un lápiz para que escribiera a su casa dando noticias de dónde se encontraba, pensando que iban a matarle a él y no a aquel. Cuando en 1978 desenterraron la fosa común, a Manuel le dio un vuelco el corazón al descubrir entre los restos removidos de tierra y huesos el mismo lápiz con el que se despidió de su hermano” . Felisa Casatejada, hermana de otros dos desaparecidos, Julián y Alfonso de 19 y 17 años de edad respectivamente, cuenta, que el día indicado arriba, los tenían junto a una prensa de aceite, debajo de un eucalipto dentro del cortijo, y que los dejaron salir para que vinieran todos los familiares que quisieran a despedirles. Estuvieron su madre y toda su familia, y sus tías, porque ya en el pueblo se decía que los mataban, y que iba a ser al día siguiente, aunque no se sabía a ciencia cierta” .
El día de autos el padre de los dos jóvenes junto con su hijo más pequeño se acercó en una bestia hasta cerca de donde los tenían en la casa. Había unos guardias en la puerta y otros un poco más lejos; y aquéllos les decían a éstos que le obligasen a marcharse de allí, y si no que le disparasen. Pero el padre pedía por favor que saliese su hijo aunque fuese a la puerta para que lo viera. Pero los muchachos de guardia le decían que los prisioneros no estaban allí porque estaban en el olivar, detrás de la casa; porque estaban abriendo una fosa para orinar y cagar allí. Entonces la guardia civil le insistió en que se marchase porque iban a matarles. Entonces el hijo de doce años que le acompañaba, se abrazó a su padre y se echó a llorar. Los muchachos de la guardia le dijeron que se marchase porque se les estaba partiendo el alma. El hijo pequeño le advirtió de que corría peligro de que lo mataran. El padre siguió para adelante, pero llevaba ya un temblor de piernas que le impidió hacer casi nada en su finca . Un poco antes de mediodía mientras el padre y el hermano trabajan en unas tierras cercanas escuchan las primeras descargas. A las doce de la mañana lucía fuerte el sol cuando los soldados derrotados caen entre lamentos y gemidos, unos encima de otros, mientras agonizan, con los brazos atados con alambres, en el hoyo que un rato antes habían cavado. Es el día 15 de mayo de 1939, cuando varias ametralladoras Hotchkiss siegan la vida de aproximadamente 51 republicanos .
Texto (fragmento): RECOMPOSICIÓN BIOGRÁFICA DE UN CASO DE DESAPARICIÓN FORZADA: ANDRÉS BARRERO RODRÍGUEZ
Por su nieto Fernando Barrero Arzac

Foto: Andrés Barrero Rodríguez es el segundo por la derecha, con una cartera bajo el brazo.